El diestro Juan José Padilla sufre una terrible cogida en Arévalo