La Manada queda libre hasta que el Supremo resuelva los recursos