Un niño de dos años sufre cientos de ataques de risa al día