La obesidad mundial se ha cuadriplicado desde 1980 en los países en desarrollo