Pasajeros, trenes y un ciervo en el metro de Washington DC