Patricia Aguilar vivía aislada en una cabaña, sin comida y cuidando de varios niños