Un dato aterrador: el Hospital Clínic ha atendido casi una agresión sexual al día