Los cuatro presuntos agresores de la nueva manada de Manresa tienen entre 18 y 25 años