El padre y el hijo ahogados en una playa de Gerona no sabían nadar