Los Alcázares, devastados por la gota fría: han vivido lo más parecido a un tsunami en su historia