Las altas temperaturas favorecen a algunos alérgicos y perjudican a otros