Los chinos, los primeros en cerrar en la primera ola, temen llevar ahora a los niños en el cole