El momento en que Ana Julia escucha, sin pestañear, el veredicto que la declara culpable del asesinato con alevosía de Gabriel