Las altas temperaturas, especialmente peligrosas para las personas mayores