El movimiento animalista se indigna con la muerte de Sota