El recuerdo de los crímenes de la secta de Charles Manson vuelve a sacudir a la sociedad norteamericana en su 50 aniversario