Un año sin San Isidro por culpa del coronavirus