Un héroe anónimo, Gaviota 007, graba cómo roban a los turistas borrachos