Anorexia y bulimia, dos caras de la enfermedad mental