El asesino confeso de Tetuán planta cara a quienes le insultan a la salida de comisaría