La falsa asociación contra el cáncer infantil se gastaba el dinero recaudado en artículos de lujo