El atracador fallecido en Sevilla en un tiroteo con la Policía tenía 36 años y numerosos antecedentes