En lo que va de año se ha quemado cuatro veces más superficie que en 2018