Botellones, macrofiestas ilegales y falta de mascarillas: los descerebrados del puente