Más de la mitad de las bicitaxis de Barcelona son piratas