Los botellones en Barcelona continúan a pesar de que las terrazas cierran más tarde