Bronca en Gijón por una sidrería que no cierra a pesar del estado de alarma por el coronavirus