Una cámara de seguridad graba el primer tocamiento que puede ser considerado abuso