La Tierra ha llegado a su límite: "En Asia y Oriente Próximo no será posible caminar por la calle sin tener un ataque al corazón”