Un socorrista siempre necesario: Se multiplican hasta por seis las muertes sin vigilancia