La cara B de ligar a través de Internet