Un reportaje de la televisión noruega sobre la okupación en España espanta a los compradores