La casa de la familia de Cáseda, fuertemente custodiada para evitar el ojo por ojo