La medida para ahorrar agua en Sóller: cinco segundos de duchas en sus playas