Lugo y Teruel, las ciudades más baratas para vivir de alquiler. La más cara: Madrid