Los clientes samaritanos que con su ayuda levantan la hostelería