Clotilde escapa de las garras del coronavirus con 87 años: "Pedí morir a mi madre, pero Dios no quiso que muriera"