Cogiendo número, con límite de tiempo y ¿sin fumar?: así se organizan las terrazas en la era poscoronavirus