Las terrazas se llenan de personas con mascarillas, pero pocas se las dejan puestas