El cojín gracias al cual las falleras ya podrán dormir con su moño de gala