18 horas de angustia a cuatro metros bajo tierra: cómo salvó la UCO de morir a seis trabajadores esclavos