Ana Julia, la asesina confesa de Gabriel, le golpeó con un hacha antes de asfixiarlo