Una influencer muestra cómo esconder estrías o michelines para demostrar que todo lo que se ve en las redes sociales no es real