La contaminación vuelve a las grandes ciudades tras el descenso en los meses de confinamiento