La contaminación y la primavera adelantada complican la vida a los alérgicos