El coronavirus no frena el besamanos a la virgen