Los vecinos de Sabadell no creen que la muerte de Pere y su hijo sea un crimen premeditado