El crucero del miedo: cinco países lo rechazan hasta que Camboya se apiada