La cuencas internas catalanas al 40 por ciento de su capacidad