Culmina el pozo paralelo al de Julen: es la hora de los mineros